Nueva edición de la ruta guiada Alcázar de Cervantes, coordinada por la Sociedad Cervantina de Alcázar

17/11/2019 |

 

Ha tenido lugar en la mañana del domingo 17 de noviembre

Alcázar de San Juan, domingo 17 de noviembre de 2019.- En la fría mañana de este domingo de noviembre ha tenido lugar una nueva edición de la ruta guiada  “Alcázar de Cervantes” que organizada por el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan y coordinada por la Sociedad Cervantina de Alcázar recorre a pie, paseando, los diferentes lugares de la ciudad que tienen vinculación con Miguel de Cervantes y su obra.

A lo largo de la ruta los asistentes recorren alrededor de 3 kilómetros y dura cerca de dos horas.

La ruta se iniciaba en la escultura “Alonso con su gato” del escultor valdepeñero Antonio Lillo Galiani, situada en la Av. de Herencia frente a Aguas de Alcázar y punto de encuentro habitual de la ruta guiada.

Posteriormente los paseantes pasaron sucesivamente pro el Quijote Cósmico, en la plaza de Palacio, busto que el cervantista Eulalio Ferrer (español exiliado a México tras la guerra civil y padre de la Fundación Cervantina de México) regaló a la ciudad de Alcázar de San Juan y del que existe otro ejemplar exactamente igual en Guanajuato, México.

Enseguida llegaron a la Iglesia de Santa María, primera parroquia fundada en  la provincia de Ciudad Real  y donde celebraron el reciente 561 aniversario de la efeméride del bautizo de un niño llamado Miguel, hijo de Miguel de Cervantes Saavedra y Catalina López, hecho acontecido el  9 de noviembre de 1558.

Se detuvieron en la calle Pedro Díaz Morante maestro de calígrafos y coetáneo de Cervantes y en la calle San Juan, en el lugar que estuvo la casa de Don Juan López Caballero, ascendiente de Alonso Quijano según Cervantes relata en el Quijote cuando habla del linaje del caballero andante.

En la Plaza de Cervantes frente al lugar donde se encontraba la casa natal de Cervantes se recordó la figura del moteño Fray Alonso Cano Nieto quien fue unos de los grandes valedores de Alcázar de San Juan como cuna del Quijote por la tradición oral que le había llegado, transmitida de forma directa a través de personas que habían vivido en le misma época del escritor.

En la Casa Museo del Hidalgo recrearon como era la vivienda de los hidalgos del Siglo de Oro, y hablaron del enorme valor patrimonial de los azulejos quijotescos del Parque Cervantes y de que a pesar de ser el único Quijote ilustrado en azulejos completo de toda España no goza de ninguna figura de protección patrimonial.

Frente a la iglesia conventual de San Francisco se repasó la pertenencia de Cervantes a la orden tercera de esta congregación y del momento de su muerte, habiendo profesado en ella y siendo enterrado según el ritual de la propia orden franciscana.

En la plaza de España frente a la estatua de don Quijote y Sancho Panza, realizada por Marino Amaya finalizó la ruta, no sin antes recordar la relación de la Orden Trinitaria con Miguel de Cervantes, siendo los trinitarios quienes lo liberaron del cautiverio en Argel y siendo esta orden el lugar de reposo de sus huesos, quedando enterrado en el convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid, convento que fue construido a costa de Francisca Romero Gaytán y el que también encontramos otra relación más de Cervantes con nuestra ciudad ya que el capellán del convento, Antonio de Quiñones, era alcazareño.

 

 

Sociedad Cervantina de Alcázar