Pedro Díaz Morante

02/11/2019 |

 

Pedro Díaz Morante, calígrafo, tipógrafo, grabador y pedagogo. Nace en Alcázar de San Juan el año 1565 y muere en Madrid el 25 de marzo de 1636.

A los 26 años se traslada a Toledo y abre una escuela para impartir la enseñanza de la escritura. Con un buen ganado prestigio, años más tarde (1612), fija su residencia en Madrid, en donde continua su labor pedagógica entre los hijos de importantes y nobles familias de la corte.

Su trayectoria es imparable y al año siguiente de su llegada, tras el recurso presentado por los maestros de Madrid, se examina y obtiene el título de maestro con derecho a abrir una escuela pública. Tres años más tarde es nombrado examinador de maestros, cargo muy relevante en esa época.

Fue tal la fama y la reputación que alcanzó, que Felipe III le nombró Maestro de escribir de su hijo el Cardenal-Infante Don Fernando de Austria, futuro gobernador del Ducado de Milán y de los Países Bajos.

En el transcurso de esos años escribe su gran obra “Arte Nueva de Escribir”, publicada en 5 tratados entre los años 1615 y 1635, y en la que expone un nuevo sistema de escritura basado en el enlace de las letras para escribir los vocablos, al que llamó trabado.

Es de resaltar su novedoso y exitoso método docente que permitía aprender a escribir en poco tiempo. Con su obra también contribuyó a consagrar la letra denominada bastarda española.

La mejor biografía conocida de Morante la hizo Emilio Cotarelo y Mori (Vegadeo 1857 – Madrid 1936) en su libro “Los grandes calígrafos españoles. Los Morantes” (1906) en donde también hace mención de su hijo de Pedro, destacado calígrafo y maestro como su padre.

Otra referencia importante a nuestro personaje la hace el calígrafo Francisco Xavier de Santiago Palomares (Toledo 1728 –Madrid 1790) perteneciente a la Real Sociedad Vascongada de los Amigos del País, que escribió la obra “Arte Nueva de Escribir, inventada por el insigne maestro Pedro Díaz Morante, e ilustrada con Muestras nuevas, y varios discursos conducentes al verdadero Magisterio de Primeras Letras”.

Este libro se editó en 1776 en el taller de Antonio de Sancha (Torija 1720 – Cádiz 1790) celebre editor de obras de autores del Siglo de Oro y en especial de Cervantes. Un ejemplar de esta edición es el que se expone en el Museo del Hidalgo.

Ya en vida Díaz Morante gozó de un enorme reconocimiento y entre sus muchos admiradores se encontraba Lope de Vega, quien elogió su obra dedicándole el siguiente poema:

Tú, finalmente, has dado

Con tu pluma (pincel de tu memoria),

De ti mismo traslado

Eternidad a ti, y a España gloria.

Principio y fin al arte;

nadie piense igualarte;

porque será quien igualar presuma

tu nombre inaccesible

un punto indivisible

de la circunferencia de tu pluma

Mas para que en los libros de la fama

escrito quede en láminas eternas,

la pluma que gobiernas

con destreza tan rara,

que como el sol no para

por las doradas líneas de los cielos

tu nombre escriba en rasgos paralelos,

con que será el único Morante

las letras de oro y el papel diamante.

Otro personaje importante de su época, que le honró con su sincera amistad y protección fue José de Valdivielso, poeta, maestro y capellán del Cardenal-Infante Don Fernando de Austria, Arzobispo de Toledo, (el mismo a quien enseñó a escribir Díaz Morante), quien le había nombrado censor oficial o aprobante de los libros que por aquel entonces se editaban. De hecho fue Valdivielso quien censuró y aprobó buena parte de la obra literaria de su amigo y admirado Cervantes.

También Valdivielso escribe un poema elogiando la obra de Pedro Díaz Morante, que dice así:

Cisne entre cándida espuma

que forma cercos de plata,

de oro a los cielos desata

Morante la fénix pluma.

La emulación no presuma

audaz Ícaro subir

a intentarla competir,

que caerá donde cayó;

porque hasta que él lo enseñó

ninguno supo escribir.

Por cierto, curiosa e interesante la relación de amistad mantenida entre Miguel de Cervantes, Pedro Díaz Morante y José de Valdivielso. ¿Sería por razones de paisanaje? Pero esto es otra historia.

 

Recopilación de Manuel Rubio Morano

 

anunciantes